Conquest #26 – Roboute Guilliman, el hijo del Emperador

Hola a todos!

El vigésimo sexto fascículo nos trae en portada una ilustración del Foul Blightspawn. En esta ocasión acompañan al fascículo un par de botes de pintura, Reikland Fleshade y un bote de Abaddon Black. Y como puntos de interés nos mencionan, ¡Aprende sobre Roboute Guilliman!, descubre a las Grean Unclean Ones y guías de pintura detalladas.

Empecemos por la Narrativa.

Tras la Herejía de Horus, las instituciones y organizaciones de la Humanidad se derrumbaron por completo dado que Terra fue casi destruida. El Emperador, que había llegado al fin de su vida mortal, seguía existiendo únicamente gracias a su Trono Dorado. Los psíquicos comenzaron a aparecer en números cada vez más altos y apenas podían ser controlados. La guerra consumía la galaxia, y aún más peligros acechaban entre las estrellas.

Lideradas en su mayoría por Ultramarines y Space Wolves, las fuerzas lealistas protagonizaron durante el M31 lo que se conoce como La Purga. Acabaron con un gran número de enemigos de la galaxia, pero había muchos traidores. La mayoría huyeron a la seguridad relativa del Ojo del Terror. La Purga no acabó don la huida de las Legiones Traidoras, si no que en la posguerra de la Herejía quedó claro el verdadero alcance de la rebelión de Horus. La búsqueda de los desleales se convirtió en una tarea hercúlea.

Conocida como la Gran Fisura, la Cicatrix Maledictum es un cúmulo gigante de tormentas del warp que ha desgarrado el Imperium en dos. Su origen puede rastrearse hasta Abaddon the Despoiler, el cual lanzó varias invasiones conocidas como las Cruzadas Negras. Con cada invasión destruyó parte de una serie de antiguas estructuras alienígenas que existían en muchos mundos. Hacer esto debilitó la barrera entre la realidad y el warp. Destruida la última tormentas gigantes desgarraron la galaxia en toda su longitud. La Cicatrix Maledictum ahora recorre el Imperium.

A continuación los presentan a las Great Unlean Ones, Daemons Mayores líderes de las Legiones de Plaga de Nurgle. Pese a su aspecto de pesadilla sienten un gran afecto por sus tropas, se enorgullecen de los éxitos de sus seguidores ya sean victorias o el desarrollo de nuevas pestes y bubas. Se deleitan en la alegría de la guerra, riendo para sí mientras animan a sus seguidores a avanzar con elogios de ánimo y les colma el deseo de organizar y dirigir a la turba daemónica bajo su mando.

Continuamos con Death Guard Possessed. La mayoría de adoradores del Chaos buscan el poder por encima de todo, y los seguidores de la Death Guard no son distintos. Algunos Plague Marines eligen abrir sus cuerpos a la posesión daemónica, intercambiando lo que les queda de humanidad por el poder que puede proporcionar. Aunque rara vez acaba bien para el anfitrión. Quienes se abren a los Daemons no tardan en encontrarse luchando por controlar sus propios cuerpos.

Lo siguiente que nos presentan es a Roboute Guilliman, Primarca de los Ultramarines. El hijo Vengador, el Unificador y el Verdadero Señor de Ultramar. Luchó batalla tras batalla en nombre de su padre, el Emperador de la Humanidad. Compartía su visión de una nueva era de la Humanidad. Desafortunadamente la Herejía de Horus destrozaría ese sueño. Fue Guilliman quien tomó la espada de su padre y juró honrar el legado del Emperador caído.

Lideró al Imperium más que ningún otro durante la Purga. Completó su obra maestra, el Codex Astartes, y centró su atención en restaurar el Imperium a algún nivel de su antigua gloria. Pero no tuvo ocasión. Se encontró con su hermano Fulgrim, ahora un Primarca Daemon y fue herido mortalmente en batalla. Congelado en el momento de su muerte permaneció en estasis durante 8000 años. Cuando despertó y fue sanado se horrorizó por el estado del Imperium.

A su regreso tomó el control de los ejércitos y reclamó su posición como Lord Comandante. Ha comulgado con el Emperador y, aunque no hable de su reunión, abandonó la sala del trono determinado a seguir luchando y defender su amado Imperium contra sus muchos enemigos.

Por último nos presentan a los Blood Angels.

Creados durante la Primera Fundación, son uno de los capítulos más antiguos y orgullosos. Personifican todo lo que es bueno y noble, pero su semilla genética tiene un grave defecto. Todo Blood Angel libra una batalla constante por el control de su propia furia. A esta furia se la conoce como Sed de sangre, una locura psicótica causada por el eco psíquico de la muerte de su Primarca a manos de Horus.

Los Blood Angels no siguen el Codex Astartex al dedillo y usan métodos distintos para mostrar el rol de batalla de cada escuadra y guerrero. El papel estratégico de cae guerrero se indica con el color del casco. La compañía a la que pertenecen se indica con el icono exhibido en la hombrera derecha. Y, si un hermano cae en la Rabia Negra, se une a la Death Company, pierden su heráldica, pintan la armadura de color negro y adoptan los iconos de los condenados.

En esta ocasión, al no venir ninguna miniatura, no viene ningún instructivo de cómo montar. Pasamos directamente a la sección de pintura.

Para finalizar, en Cómo Pintar nos traen un pequeño tutorial dedicado a la shade que acompaña a este fascículo Reikland Fleshshade. Esta shade, como su nombre indica, es usada para darle profundidad a la carne.

Un saludo y hasta pronto!!

Esta entrada fue publicada en Conquest, Warhammer 40000 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s